Prácticas para atraer la abundancia

5 May 2017

Según cuenta la historia, Indra, el rey de los dioses, cabalgaba sobre su elefante cuando el sabio Durvasas se presentó ante él para regalarle una polvorienta guirnalda. El sabio estaba emocionado pues mientras meditaba una voz interior le dijo que esta guirnalda contenía la esencia de lo auspicioso y la abundancia y que debía regalársela a Indra. Y así lo hizo. Indra tomó la guirnalda y así como si fuese cualquier cosa la colocó en el cuello del elefante. Durvasas no pudo soportar tanta falta de cuidado ante un regalo divino y formuló una maldición: "Así como deshonras la prosperidad, ella te abandonará a ti", dijo. La realidad es que la guirnalda era una manifestación de la diosa Lakshmi. El poder de la abundancia, la belleza y la fertilidad. La que otorga bendiciones. La portadora de buenos auspicios.

Y a patir de ese instante todo comenzó a ir mal: los niños no jugaban, los amantes no hacían el amor y se gritaban a todas horas, los sabios no realizaban rituales, las flores se marchitaron, los reyes olvidaron las leyes para gobernar de una forma considerada, el sol no brillaba y la luna entristeció. Esto es lo que pasa cuando Lakshmi se ausenta. Todo se convierte en un secarral.

 

Y ella es una diosa sensible. No saca las espadas de paseo como la poderosa Kali, no lucha, no mata demonios. Ella otorga bendiciones, belleza y prosperidad y simplemente cuando no se la aprecia desaparece. 

¿Qué relación tienes con la abundancia en tu vida?

¿Honras la abundancia? ¿La ves, la cuidas, la generas? Porque lo que entiendo de esta parte de la historia es que la abundancia llama a la abundancia. Que es una cuestión de aprecio y cuidado, como un tesoro divino.

 

La historia continúa y aunque no voy a detenerme hoy en esa parte diré que tiene un final feliz. Dioses y demonios van a buscar a Lakshmi al océano celestial y después de mucho agitarlo y llamarla recitando su mantra la diosa emerge de las profundidades. Y entonces todo vuelve a brillar. Ella tiene ese poder (sri). Y los niños vuelven a jugar, los amantes se aman, los sabios encienden sus fuegos para los rituales, las flores se vuelven más bonitas y aromáticas que nunca, los reyes gobiernan compasivos y el sol y la luna recuperan su naturaleza brillante.

 

¿Quieres atraer abundancia? Entonces es necesario entrar en la corriente de Lakshmi. Porque recuerda que la abundancia atrae abundancia. 

 

Siento que la primavera es el momento más propicio del año para hacer este tipo de trabajo. Quizá por la exuberancia que la estación nos regala es más fácil conectar con el poder de esta diosa. Así que aprovechemos este tiempo de días brillantes y campos fértiles para empoderar nuestra intención. Recomiendo un mínimo de 40 días de práctica aunque yo el año pasado la hice desde el inicio de la primavera hasta el inicio del verano. Lo mejor es que te marques una fecha de inicio y que practiques todos los días. Pase lo que pase, hazlo todos los días porque nuestro compromiso ha de renovarse a cada rato.

¡Vamos con la práctica!

 

+ Lo primero es entrar en la onda de Lakshmi. Abre los ojos y date cuenta de todo cuanto tienes a tu alrededor. Mientras escribo esto estoy oyendo un pajarito cantar. La naturaleza es una manifestación del poder de la abundancia que puede sobrecogernos. Sólo hay que abrir los ojos. Tengo bolis de muchos colores en mi mesa de trabajo y un ordenador para escribir. Y es perfecto. Mi casa hoy huele rico. Tengo dos hijos maravillosos que cuando me abrazan me hacen temblar de felicidad. Siento que ver la belleza natural de cada cosa es honrar a Lakshmi. Y para eso quizas tenemos que parar y volver a lo esencial.

 

+ Crea un altar en tu casa. Una balda de una estantería, una mesilla, puede ser donde tu quieras. En este altar coloca objetos que a ti te conecten con la abundancia. Yo en el mío tengo una imagen de Lakshmi, un mala que me regaló un alumno hace un montón de años (generosidad/gratitud), un cuarzo citrino que representa la abundancia, un botecito de tierra del jardín de una alumna que me regaló en un taller de mujeres (abundancia de la tierra/generosidad/gratitud), una tela roja y el aceite esencial abundance. Lo importante es que a ti te recuerde la abundancia.

 

+ Cada día siéntate a meditar. Colócate en una posición cómoda y erguida, y lleva la atención al centro del corazón. Visualiza a la diosa Lakshmi sentada en ese lugar sobre un loto rosa. Imagina su piel dorada, su pelo largo, oscuro, brillante. Sus grandes ojos almendrados llenos de amor. Lleva collares, brazaletes de oro y una corona llena de piedras preciosas. Va vestida con un sari de seda rosa o rojo. Con una de sus manos hace abhaya mudra (no temas) y con otra de sus manos deja caer monedas de oro y piedras preciosas que llegan como regalos al centro de tu corazón. Ahora con un mala recita 108 veces el mantra OM SRIM MAHALAKSHMYEI NAMAH. Si no tienes el mala no pasa nada. No cuentes, pero durante 15 o 20 minutos recítalo. Recitar el mantra es una de las formas más potentes de llamar el poder de la diosa en tu interior. 

 

+ A diario toma un ratito para contemplar sobre la abundancia. Ábrete a la posibilidad de comprender la abundancia desde un lugar más amplio. La riqueza no se mide sólo por los bienes materiales. Hay otras maneras de medir la riqueza, que también pertenecen al regalo que nos trae Lakshmi. Trata de encontrarlas. 

 

+ Cultívate para generar un sentimiento interno de abundancia. Un sentimiento de plenitud, de satisfacción. Muchos de nosotros queremos atraer la prosperidad desde un lugar de carencia y así no funciona. La abundancia llama a la abundancia, ¿recuerdas? Y no consiste en negar el sentimiento de carencia. Quizá está bien bucear en él. Pero después de permitírtelo regresa a la práctica. 

 

+ Practica la generosidad y la gratitud a diario. Son puertas de entrada a Lakshmi. La diosa se manifiesta en el delicado equilibrio del dar y recibir. Siéntete merecedor de los regalos de vida y ofrece tú de vuelta porque los demás también lo merecen. La riqueza ha de estar constantemente en movimiento. Escribe si quieres después de cada meditación una o dos cositas por las que te sientes agradecido. 

 

+ Conecta con el poder de Lakshmi a través de la elegancia, la dulzura, el amor, la belleza natural, el orden y la limpieza, el brillo, los alimentos frescos y puros, el equilibrio, etc. Trata de encarnar estas cualidades a diario en tu vida, en tu práctica de hatha yoga y en tu mente. 

 

A lo mejor encuentras tu otras formas de encarnar este poder. ¡Encantada si me las cuentas!

 

¡Feliz ritual!

 

Jai Maa, Om Shakti

Please reload

Dakshinamurti, el maestro espiritual

March 18, 2019

1/4
Please reload

Posts Recientes

February 11, 2019

December 1, 2018

March 23, 2018

September 13, 2017

December 30, 2016

October 28, 2016

Please reload

Archivo
Please reload

TELÉFONO 670 967 968

DIRECCIÓN: C/ Doctor Calero 19. Local 46. (Tutti Centro)

Majadahonda. Madrid

EMAIL info.shriyogastudio@gmail.com

  • Instagram - Círculo Blanco
  • Facebook - círculo blanco

 

                 SHRI YOGA STUDIO - PILAR GALA  © Copyright 2018 Shri Yoga-Studio. All rights reserved.