Un poquito sobre los 9 Rasas


Los 9 rasas son 9 estados de ánimo divinos. La palabra rasa se puede traducir como jugo, esencia, néctar, y como más me gusta a mi: sabor. Todo lo que experimentamos en la vida tiene rasa, nos deja un sabor. Son como los colores básicos de una paleta que se mezclan de maneras creativas e infinitas.

Todos nosotros experimentamos los rasas durante toda la vida, y sin embargo alguno de ellos no está bien visto e incluso muchas veces nos han educado y nos educamos unos a otros para reprimirlos porque pensamos que experimentar ciertas emociones no está bien. Es una idea muy antigua que llevamos impresa. Y ojo aquí los yogis, coaches emocionales y demás personas que nos dedicamos a la espiritualidad y al auto cuidado, porque a veces tenemos una visión naíf o happy flower que nos impide sentir las emociones "oscuras". Todavía me siguen diciendo "tú que eres yogini no deberías permitirte sentir ira". ¡Vete a la porra! Todavía me descubro a mí misma haciendo verdaderos esfuerzos para que mis hijos o mis amigos no estén tristes o enfadados o ansiosos, queriendo sacarlos de ahí lo más rápidamente que pueda. Como si sentirse como se sienten fuese algo malo.

Lo cierto es que reprimir nuestras emociones nos daña y en el peor de los casos nos enferma. Y aquí estamos, ya todos mayorcitos, sin saber muy bien que hacer con ellas, como si fuesen una patata caliente. Muchas veces no sabemos manejarlas por ignorancia, otras por miedo. Muchas veces por pereza. Nos adormecemos hasta alienarnos o nos drogamos. El caso es que las desatendemos y nos desatendemos.

¿El antídoto? Ser conscientes. Sentirnos, sumergirnos en nuestra propia marea emocional. Darnos cuenta de la emoción o emociones que se cuecen dentro y atenderlas igual que atendemos a un nene cuando llora o a un amigo que sufre, pero sin huir corriendo. Permitir a nuestras emociones que se manifiesten a través del cuerpo, que sean realidad. Y aprendernos a través de ellas.

Creo que cuando permitimos al corazón, a la mente y al cuerpo sentir la emoción, cuando respiramos y saboreamos el rasa, entonces ahí tenemos la oportunidad de transformar. Y dentro de esa transformación viene la curación.

Creo que la práctica de yoga y meditación es el escenario perfecto para atender y transformar nuestras emociones.

Estos son los 9 rasas principales (aunque hay más):

1) El amor / Shringara: nos conecta con la belleza, con la devoción, la adoración. Es el juego creativo entre Shiva y Shakti.

2) Humor / Hasya: es la alegría, la risa.

3) Asombro / Adhuta: es el sentimiento de curiosidad, misterio, aventura. Mirar la vida con inocencia y fascinación. Ojos chispeantes.

4) Coraje / Vira: valentía, confianza, heroicidad. Vibrante y fuerte.

5) Paz / Shanta: tranquilidad, calma, ecuanimidad, quietud.

6) Tristeza / Karuna: abatimiento, desesperanza. La buena noticia es que cuando se refina se puede transformar en compasión.

7) Ira / Raudra: irritación, enfado, odio. Cuando se refina se puede transformar en acción positiva. Puede funcionar como el impulso que nos hace actuar de forma noble.

8) Miedo / Bhayanaka: duda, preocupación, inseguridad, ansiedad, terror. Se puede convertir en apertura y confianza.

9) Rechazo / Vibhasta: aversión, repulsión, odio. Cuando lo refinamos se puede transformar en aceptación.

Todos tenemos la oportunidad de elegir aprovechar hábilmente la experiencia de nuestras emociones. El sabor de amor, humor, asombro, coraje, paz, tristeza, ira, miedo y rechazo. Tenemos la oportunidad de abrazar nuestros sentimientos, refinarlos y transformarlos. Y entonces podemos crecer. Podemos crecer en la relación con nosotros mismos, sin represiones, en la relación con los demás y tenemos la oportunidad de sanar.

#rasas #emociones #escucha

186 vistas
  • Instagram
  • Facebook icono social

TELÉFONO 670 967 968

DIRECCIÓN: C/ Doctor Calero 19. Local 46. (Tutti Centro) Majadahonda. Madrid

EMAIL info.shriyogastudio@gmail.com

⋅⋅⋅⋅⋅

 

                 SHRI YOGA STUDIO - PILAR GALA  © Copyright 2018 Shri Yoga-Studio. All rights reserved.

Política de privacidad